Objetivo: Acelerar la transformación digital. Francisco Javier Díez Servant

 “El futuro es digital; cuanto antes nos adaptemos a la transformación digital, mejor será para la empresa”. Anuj Kapur. SVP and Chief Strategy Officer en Cisco Systems.


 

    Los últimos meses han puesto de manifiesto cómo aquellas empresas con un mayor camino recorrido en la transformación digital han mostrado una mayor resistencia a la caída de ventas y a la pérdida de contacto con sus clientes que la crísis de COVID ha impuesto a la generalidad de los mercados.

    En todas partes se habla que las empresas del futuro no volverán a ser como hasta ahora y es porque el mercado digital ya no es futuro sino presente. En estos meses, aquellas empresas que tenían desarrollados sus canales de venta a distancia o gozaban de vias fluidas de comunicación con sus clientes, han podido sostener la cifra de venta y fidelizar a sus clientes; aportando una imagen sólida, fiable y sostenible. Por el contrario, las empresas sin un nivel de desarrollo digital adecuado simplemente han tenido que resignarse a desaparecer de la mente del consumidor hasta que la desescalada les permitiera retomar sus modos tradicionales de venta, comunicación y distribución.

    Tras esta crísis sanitaria y económica, toda compañía que quiera sobrevivir en el corto plazo ha de impulsar su nivel de digitalización para poder competir en un mercado donde ya sólo pueden competir los grandes o diferentes.

    Ahora es el momento de acoger a la inteligencia artificial (AI) con los brazos abiertos y, para ello, emprender un nuevo camino hacia la búsqueda constante de nuevas tecnologías.

    Las decisiones sobre transformación digital suelen tomarse en reuniones de alta dirección empresarial. Cada decisión en esta dirección impulsará cambios que tendrán un efecto de largo alcance y cambiarán el la forma en que funciona la compañía para siempre. Las empresas se disponen a recorrer un camino que les llevará a no reconocerse a sí mismas cuando, en el futuro, miren atrás.

    Por todas estas razones, toda empresa que quiera mirar al futuro de forma sostenible necesita tener una estrategia de transformación digital.

Abrazar la transformación digital

    En los últimos años hemos asistido a una concienciación generalizada por parte del sector empresarial de liderar (o, al menos, no quedarse atrás) la transformación digital. En esa actitud de avanzar en este ámbito, se observan muchas empresas que, en su afán por avanzar en su nivel de digitalización, asumen cualquier novedad sin tener en cuenta si ésta está en línea con su cultura y objetivos. Hemos de intentar no caer en la trampa de asumir cualquier nueva tecnología sin tener en cuenta si dichas novedades que introducimos están en línea con las necesidades y requisitos de nuestro cliente objetivo. Para garantizarlo, es conveniente la realización de pruebas pilotos con empleados o grupos reducidos de clientes, la recogida de impresiones y sugerencias de mejora para conseguir que la tecnología esté totalmente sincronizada con el sistema existente hasta la fecha. 

Definir pasos hacia la transformación digital

    En gran medida, el éxito de una estrategia digital depende de volver a diseñar el negocio mediante un camino claro respaldado por líderes que fomenten una cultura capaz de cambiar constantemente y producir internamente nueva tecnología. 

    Del mismo modo, hemos de asegurar que la estrategia digital lleva marcado un sendero armonioso y alineado con la evolución tecnológica previa. De esta manera, nuestra estrategia irá dirigida en una línea que impulsará su sistema hacia una ventaja competitiva. Si no se tiene una estrategia de transformación digital que impulse a la compañía hacia una ventaja competitiva, entonces no liderará la industria y pronto se encontrará a la zaga de los estándares del resto de la industria.

    Otro factor importante a tener en cuenta es el efecto que produce en los recursos humanos. Generalmente, a los profesionales de todos los niveles y grupos de edad les gusta trabajar para una empresa que lidera la transformación digital. Si queremos atraer y retener talento en nuestra organización, deberemos de aportar una imagen al mercado de modernidad y vanguardia.

    A pesar de que la mayoría de los líderes manifiestan que una estrategia coherente de transformación digital es imprescindible, un estudio reciente de la London Business School desprende que alrededor del 50% de las compañías europeas que participaron reportaron una ausencia de una estrategia bien definida de transformación digital.

Barreras a la transformación digital

    Podemos encontrar infinidad de razones que suponen una barrera a la digitalización. Algunas son facilmente identificables son la resistencia al cambio, la falta de comprensión y conciencia por parte de los altos ejecutivos y la falta de recursos humanos con las habilidades necesarias. En mi experiencia puedo comprobar que la aversión a experimentar nuevas tecnologías y el aferrarse al sistema heredado encabezan la lista de desafíos a los que me enfrento diariamente para orientar a mi entorno a la transformación digital. Por otro lado, podríamos identificar otros dos enemigos en la falta de flexibilidad y la escasez de sistemas de canalización de la creatividad entre los distintos estratos de la organización. 

    Por otro lado, la necesidad de disponer de un buen presupuesto financiero para llevar a cabo con garantías el cambio, hará que sólo las empresas financieramente estables puedan adaptarse rápidamente a la transformación digital e, incluso, liderarla.

Transformación digital liderada por equipos multidisciplinares

    No concibo una estrategia de transformación digital sin tomar como base de innovación grupos de trabajo multidisciplinares. A mí me gusta denominar a estos equipos como sinergias. Este es el mayor de los desafíos a los que nos enfrentamos para conseguir mejorar de forma realmente efectiva. Mas del 50% de las empresas muestran dificultades para trabajar en sinergias. En la mayoría de organizaciones que he conocido la estrategia de transformación digital es una responsabilidad que afecta, principalmente, al área de IT. Para garantizar el éxito de la transformación digital y convertirla en una fuente de ventajas competitivas, la estrategia ha de ser diseñada estrechamente entre las distintas áreas de negocio. Normalmente, las áreas de operaciones, financiero e IT difieren en sus enfoques en ese diseño. Para poder llegar a acuerdos, tendran que aceptar limitaciones y tener la capacidad de asumir riesgos. 

Beneficios de la transformación digital

    Los mercados actuales son muy competitivos. Para poder sobrevivir a esta nueva era, las organizaciones deberán contar con datos analíticos que van a ser muy útiles para ayudar a rastrear y analizar los rendimientos, las campañas de marketing, el crecimiento del negocio, las necesidades y requisitos del cliente en cada momento… Toda esta información nos facilitará canalizar los esfuerzos en la dirección adecuada. 

    La optimización de la tecnología empresarial dará como resultado una reducción de costes que aportará más pulmón financiero futuro y mejor disposición para poder competir en el mercado.

    Del mismo modo, es importante destacar que la transformación digital colocará a la empresa en una posición de vanguardia en la mente del consumidor que nos acercará a la primera línea en esa carrera por el liderazgo en ventas y la fidelización del cliente con ventaja.

    Para terminar quiero transmitir una última idea que resume todo lo anterior en una filosofía: La transformación digital no es un producto sino un viaje. Cada empresa debe estar constantemente avanzando en ese inexplorado viaje constantemente para garantizar estar siempre por encima de sus competidores.

Francisco Javier Díez Servant

Comentarios

Entradas populares de este blog

4 cosas que un equipo necesita de un líder en tiempos de incertidumbre. Francisco Javier Díez Servant

De la oficina al liderazgo en remoto: como ajustar nuestro enfoque. Francisco Javier Díez Servant